Sondas Nasogástricas Vs Sondas Nasoenterales: Las Diferencias en la Nutrición Enteral

Nasogástrica

No todo el mundo puede ingerir los alimentos por la boca. En este caso, una opción es la nutrición enteral, que funciona con una sonda implantada en el estómago, en el yeyuno o en el duodeno. En forma líquida o en polvo, la alimentación se hace en ese sistema para equilibrar nutrientes, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales de la dieta.

Este recurso es muy utilizado por personas que necesitaron ser hospitalizadas y, después de algún procedimiento quirúrgico o tratamiento, ya no pueden realizar la alimentación en la forma convencional.

Para que no haya desequilibrio orgánico, pérdida de peso o infecciones, la nutrición correcta es fundamental. Por eso, la nutrición enteral es muy importante para mantener el equilibrio y garantizar calidad de vida a los pacientes.

Es necesario saber diferenciar el uso de los dos tipos, para casos de drenaje de contenido gástrico, infusión de dietas enterales, y hasta donde se realiza su locación.

El lavado gástrico es un procedimiento que pretende preparar el aparato digestivo para exámenes o cirugías, estancar hemorragias gástricas o esofágicas usando líquidos helados y remover del estómago contenido gástrico excesivo o nocivo. Para la realización de este procedimiento se hace necesario inicialmente el paso de una sonda oro o nasogástrica de grueso calibre.

Aunque el procedimiento de sondeo parece ser relativamente simple, esta técnica demanda conocimiento científico y habilidad técnica en la medida en que no está exento de riesgos. Las complicaciones más comunes se derivan de la introducción incorrecta, del mal posicionamiento de la sonda, de la retirada accidental, del tipo de fijación externa y del tiempo de permanencia de la sonda e incluyen excoriaciones, hiperemias, perforaciones en el sistema digestivo, infecciones en las vías aéreas superiores e inferiores , náuseas, distensión abdominal y obstrucción parcial o total de la sonda.

En el equipo de enfermería, corresponde al enfermero establecer la vía de nutrición enteral, misma vía adoptada para el procedimiento del lavado gástrico, siendo así, compitiendo al técnico de enfermería:

a) Participar en entrenamiento, conforme a los programas establecidos, garantizando la capacitación y actualización referente a las buenas prácticas de la Terapia Nutricional;

b) Promover cuidados generales al paciente de acuerdo con la prescripción de enfermería o protocolo preestablecido;

c) Comunicar al enfermero cualquier intercurrencia proveniente de la TNP;

d) Proceder el registro de las acciones efectuadas, en el prontuario del paciente, de forma clara, precisa y puntual.

Mire más en nuestro canal YouTube:

Anúncios