Síndrome de Burnout en la Enfermería

Síndrome de Burnout

¿Usted ha oído hablar del síndrome de Burnout? Usted sabía que es un síndrome común a los profesionales de enfermería?

A pesar de que el síndrome de Burnout es poco conocido, ella está más cerca de nosotros de lo que usted se imagina! Está relacionada a los agentes patógenos de Enfermedades profesionales, que componen el anexo II de la Seguridad Social desde 1996, y actualizado en 2010.

Pero, ¿Qué es Burnout?

Es un síndrome psicológico que se desarrolla debido a la presencia crónica de estrés relacionado al trabajo. Se compone de tres vertientes: el agotamiento emocional, despersonalización y la disminución de realización profesional. Está más presente en personas que realizan algún tipo de actividad en que es necesario la relación con las personas de forma más directa y próxima.

¡Antes de profundizar el asunto, ya quería llamar la atención sobre nuestra categoría! El síndrome se desarrolla con mayor frecuencia en las profesiones en las que el contacto y la relación personal están presentes. Y como ya es conocido por todos, la enfermería es la ciencia desempeñada para cuidar del otro. Estamos todo el tiempo relacionándonos. ¡Entonces aquí va una alerta!

¿Cuáles son las tres vertientes que involucran el síndrome de Burnout?

– Extracción emocional: se caracteriza por el agotamiento físico y emocional. El trabajador se siente sobrecargado y agotado de recursos físicos y emocionales. Esta es la manifestación más obvia y fundamental para definir el Síndrome, es la reacción causada en respuesta a la sobrecarga de trabajo, a los conflictos sociales y al estrés debido a las exigencias del trabajo.

– Despersonalización: ocurre como reacción al agotamiento emocional. Es el intento del individuo de protegerse o lidiar con el agotamiento, y lleva a un distanciamiento y al desarrollo de actitudes negativas e insensibles en el trabajo, y en relación a las personas de su convivencia.

– Disminución de la realización profesional: surge a medida que la despersonalización progresa. El trabajador comienza a gastar menos energía en la realización del trabajo, pasa a quedarse menos horas en el ambiente profesional; esto interfiere en la calidad de su desempeño, y luego el sentimiento de incompetencia y de falta de realización aparecen. Esta tercera vertiente es más evidente cuando ocurre falta de recursos relevantes.

Aunque algunos estudios se están haciendo, aún no tenemos datos estadísticos concretos sobre el Síndrome de Burnout en Brasil, pero se cree que la incidencia de la patología debe estar próxima a identificada en otros países.

En un estudio realizado en un hospital público brasileño, de los 52 participantes del área de enfermería:

  • 48,07% tenían otro vínculo de empleo;
  • 46,15% pensaban en abandonar la profesión;
  • En relación a la vertiente agotamiento emocional: el 25% se sentía en determinadas veces exhaustos emocionalmente y el 7,7% se sentía a menudo exhaustos emocionalmente en las actividades desempeñadas en el trabajo.
  • Sobre la satisfacción en cuanto al ambiente físico de trabajo: 25% afirmaron estar totalmente insatisfechos.

En esta categoría se analizaron los aspectos en cuanto a iluminación, espacio físico, ventilación, temperatura, higiene y salubridad. El estudio discute además la extensa jornada de trabajo de estos profesionales, y cuánto esta impacta en la calidad de la asistencia de enfermería.

En otro estudio realizado en tres instituciones de enseñanza en el interior del estado de São Paulo mostró que los participantes poseían una carga horaria de trabajo superior al contrato de 36 horas semanales, lo que podía reflejar en un déficit en el cuadro de personal de la institución y necesidad de complementación salario. También mostró que las dos instituciones que poseían una mejor percepción de la calidad de la asistencia de enfermería, presentaron menores niveles de burnout en comparación a la tercera. Lo que demuestra que la presencia del síndrome compromete de forma negativa la calidad de la asistencia de enfermería.

Pero, ¿Y las causas del Síndrome de Burnout?

Podemos citar las características del sistema hospitalario y la economía de consumo, o sea, exigir del trabajador más producción. El aumento de productividad hace que el trabajador gaste más tiempo al trabajo, y consecuentemente se aleje de las actividades como ocio, convivencia social y familiar. Esto influye en la calidad de vida del profesional y afecta su salud.

Como reflejo de esta práctica, no es inusual que los profesionales de enfermería tengan más de un vínculo laboral y cargas horarias elevadas. Pero es importante resaltar que la práctica de la enfermería requiere atención, esfuerzo emocional, mental y físico; y un déficit en uno de esos parámetros corrobora perjuicios en la calidad de la asistencia prestada, pudiendo exponer al paciente a riesgos.

Además de estas, están entre las causas del desencadenamiento del Síndrome de Burnout:

  • la insatisfacción y la falta de reconocimiento profesional;
  • las largas jornadas de trabajo;
  • el número insuficiente de profesionales;
  • la alta exposición del profesional a riesgos físicos y químicos;
  • el desgaste provocado por el constante contacto con los pacientes;
  • el sufrimiento y la muerte;
  • los conflictos interpersonales;
  • el aplastamiento salarial;
  • la alta responsabilidad que la profesión exige;
  • la complejidad del cuidado de enfermería;
  • la alta demanda de pacientes;
  • la falta de apoyo y de motivación;
  • pacientes estresados;
  • el ambiente malsano.

Aunque el estrés es un fenómeno individual, las causas de desencadenamiento del síndrome parecen ser comunes, independientemente de la ocupación del profesional de enfermería; lo que sugiere una característica de la cultura profesional, con determinantes de estrés relacionados al individuo, al cargo ya la institución.

¿Cómo se manifiesta el Síndrome de Burnout?

Como ya se ha dicho anteriormente, el individuo tiene pérdida de su calidad de vida, lo que influye en su convivencia social y familiar, además de traer perjuicios al trabajo. El individuo asume una actitud de frialdad frente a los pacientes, evitando involucrarse, y esa relación viene acompañada de irritabilidad por parte del profesional.

El estrés rompe con equilibrio psicofisiológico, y obliga a la utilización de energía extra como estrategia de enfrentamiento. Dependiendo de la intensidad y el tiempo de duración de este estado, el individuo puede presentar consecuencias físicas y psicológicas graves, principalmente si no desarrolla mecanismos adaptativos.

El estrés genera la liberación de la hormona cortisol (glucocorticoide), después de la activación del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, y luego se une a los receptores presentes en los leucocitos y puede llevar la inmunosupresión. Como consecuencia algunas enfermedades pueden surgir como por ejemplo: alergias, psoriasis, caspa y seborrea, hipertensión, diabetes, herpes, graves infecciones, problemas respiratorios como asma y rinitis, intoxicaciones, alteraciones gastrointestinales como úlcera, gastritis, diarrea y náuseas, alteración de peso , depresión, ansiedad, hiperactividad, hipervigilancia, trastornos del sueño, disfunciones sexuales y cambios en el ciclo menstrual.

El sistema cardiovascular tiene un papel importante para adaptarse al estrés y actúa aumentando la frecuencia cardíaca, la contractilidad, el gasto cardíaco y la presión arterial.

En cuanto al estrés psíquico, ocurre déficit de atención y concentración, alteraciones de memoria, lentitud del pensamiento, desconfianza, paranoia y aumenta el riesgo para el suicidio.

El Síndrome de Burnout ha sido considerado un problema de salud pública, pero el camino a recorrer es largo para cambiar la realidad de las condiciones de trabajo de nuestra categoría. Pregunte a algún profesional de enfermería que conoce que pronto percibirá que éste está expuesto a gran parte de las causas del síndrome. Abordar el tema, y ​​hacerlo conocido puede ser una solución para que nuevas estrategias sean creadas a fin de evitar el Síndrome de Burnout. ¡Y tal vez apostar en un ambiente de trabajo que proporcione calidad de vida al trabajador sea la mejor salida!

Referencias bibliográficas:

Silva J L L; Dias A C; Teixeira L R. Discussão sobre as causas da Síndrome de Burnout e suas implicações à saúde do profissional de enfermagem. Aquichan. 2012; 12(2):144-159.

Gasparino R C; Guirardello E B. Ambiente da prática profissional e burnout em enfermeiros. Ver Rene.2015; 16(1):90-6.

Sá A M S; Silva P O M; Funchal B. Burnout: o impacto da satisfação no trabalho m profissionais de enfermagem. Psicologia & Sociedade. 2014; 26(3):664-674.

Anúncios