Los Tipos de Choque: Entendiendo de una manera más fácil

Choque

En términos básicos, referimos el término “Choque” en ambiente prehospitalario como “Perfusión inadecuada generalizada de oxígeno en los órganos y tejidos”.

El estado de choque puede surgir por diversas causas y, para cada caso, el choque tiene una definición específica, como choque anafiláctico, séptico o hipovolémico, por ejemplo.

Entendiendo los principales grupos de choque

Choque Hipovolémico: El choque hipovolémico es causado por una disminución en el volumen intravascular caracterizado por perfusión tisular ineficaz e hipoxia. El choque hipovolémico normalmente surge cuando existe una hemorragia que provoca la pérdida excesiva de sangre, como ocurre en casos de:

  • Heridas o cortes muy profundos;
  • Accidentes de tránsito;
  • Caídas de gran altura;
  • Hemorragia interna;
  • Úlceras activas, sangrando;
  • Menstruación muy intensa;
  • Deshidratación;
  • Quemaduras severas.

Choque Cardiogénico: Sucede cuando el corazón pierde su capacidad para bombear sangre en cantidad adecuada para los órganos, causando disminución acentuada de la presión arterial, falta de oxígeno en los tejidos y cúmulo de líquidos en los pulmones. Las causas incluyen:

  • Infarto agudo del miocardio con fallo del ventrículo izquierdo;
  • Insuficiencia cardíaca coronaria;
  • Fibrilación ventricular;
  • Arritmias;
  • Taponamiento cardíaco (Pericárdico);
  • Valvulopatias;
  • Estasa aórtica;
  • Trauma en el Miocardio;
  • Estágios terminales de la Sepse (infección generalizada);
  • Intoxicación, sea medicamentosa o no.

Choque obstructivo: La compresión del corazón por otros órganos o cuerpos lleva a que ese órgano no se llene de tanto sangre y normalmente. Bombeando menos sangre para el mismo espacio, hay caída de la presión arterial y dilatación de las venas que no logran escurrir su contenido.

Es causado por situaciones traumáticas como:

  • El neumotórax de tensión ocurre cuando hay una fuga de aire del pulmón para la pleura, a través de un mecanismo valvular que no permite que el aire vuelva al pulmón. El aire sale del pulmón y queda atrapado dentro del tórax, causando una compresión progresiva del pulmón, del corazón y de los grandes vasos de la base (aorta y vena cava). Necesita drenaje torácico urgente para evitar la muerte del paciente;
  • El tapón cardíaco es la hemorragia para el espacio entre el pericardio fibroso y el corazón. El pericardio es inflexible y la acumulación de líquido comprime el corazón;
  • Ruptura del diafragma con herniación de las vísceras intestinales para el tórax.

Choque Distributivo: El choque distributivo o vasogénico ocurre cuando el volumen sanguíneo es anormalmente desplazado en el sistema vascular tal como ocurre cuando se acumula en los vasos sanguíneos periféricos.

Este desplazamiento de sangre causa una hipovolemia relativa porque la sangre insuficiente retorna al corazón. Lo que lleva a una deficiente perfusión tisular posterior el tono vascular está regulado tanto por mecanismos reguladores locales, como en las necesidades tisulares de oxígeno y nutrientes.

Por lo tanto, el choque distributivo puede ser causado tanto por pérdida del tono simpático y por la liberación de mediadores químicos por las células. Los diversos mecanismos que conducen a la vasodilatación inicial en el choque distributivo subdividen en neurogénico, anafiláctico y séptico.

Cuidados de Enfermería con los Choques en General

  • Control riguroso de la presión arterial (PA);
  • Reposición de los volúmenes de los líquidos perdidos;
  • Sangre total – en el choque hemorrágico;
  • Plasma y Albúmina Humana – Pérdida de Proteínas;
  • SF a 0,9% y Ringer Simple o Lactato – Pérdida de agua y electrolitos o para complementación de la reproducción volémica, mientras se espera líquido más adecuado para el caso;
  • Dextran, Haemaccel y otros expansores plasmáticos – utilizado en sustitución del plasma, o albúmina, o incluso al SF 0,9% en caso de necesidad de gran volumen de reposición;
  • Administración de drogas vasoactivas cuando la reposición del volumen no responda al paciente;
  • Preparación del paciente para cirugía en caso de hemorragia persistente, por ejemplo: trauma que requiere correcciones quirúrgicas;
  • Administración de anti-hemorrágicos prescrito por el médico;
  • Control y vigilancia constantes en el goteo de las drogas vasoactivas para mantener la PA en niveles aceptables.
Comentários