La Endocarditis: ¿Qué es?

Endocarditis

La endocarditis es una infección que alcanza parte de la capa interna del corazón, el endocardio, que está en contacto directo con la sangre interna. También pueden afectar las válvulas cardíacas, septo interventricular o las cuerdas tendinosas que abren las válvulas, pudiendo ser de origen infeccioso o no, pero por la fuerte presión sanguínea local, el endocardio es una región poco protegida por el sistema inmunológico, lo que también dificulta su tratamiento eficiente.

Hay dos tipos de endocarditis:

La Endocarditis Infecciosa

Se presenta en la forma de una masa amorfa, llamada de vegetación, que se pueden desplazar y alcanzar diversos puntos del cuerpo, como los pulmones y el cerebro. Se compone de células inflamatorias, plaquetas, fibrina y una gran cantidad de microorganismos. Suele ocurrir en las válvulas cardíacas, pero puede ocurrir en otros puntos del endocardio. Puede ser causado por innumerables especies de bacterias o hongos, aunque estos son más raros.

Antes de la existencia de los antibióticos la enfermedad era casi invariablemente fatal, siendo que la enfermedad se dividía entre aguda y subaguda según el grado de virulencia del agente y del tiempo de evolución del agente, que varía de días a meses. Hoy permanece serio, pero con un pronóstico mucho mejor. La enfermedad tiene factores de riesgo, es decir, situaciones que facilitan su aparición. Los factores de riesgo más conocidos para la endocarditis son:

  • Ciertas enfermedades congénitas del corazón (malformaciones durante la formación del embrión);
  • Algunas enfermedades de las válvulas del corazón, provocadas por Molestia reumática, un tipo de reumatismo.
  • Determinados tipos de Prolapso de la válvula mitral, una enfermedad del tejido de sustentación de la válvula mitral;
  • Uso de drogas ilícitas endovenosas (toxicomanía).

La Endocarditis no Infecciosa

También conocida como marantica, puede ser causada por tumor, enfermedad autoinmune (como lupus) o por respuestas inflamatorias del cuerpo.

¿Qué signos y síntomas puede presentar?

Pueden ocurrir, entre otros:

  • Fiebre;
  • Escalofríos;
  • Sudoración (sudor excesivo);
  • Perdida de peso;
  • Malestar;
  • Pérdida de apetito;
  • Tos;
  • Dolor de cabeza;
  • Náuseas;
  • Vómitos.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza por cultivo bacteriano, por métodos de ecocardiografía o por la demostración de infección sanguínea a través de hemocultura, que permite identificar las bacterias libres en la sangre. El endocardio no es una superficie fácil de ser infectada, entonces las enfermedades que favorezcan el desarrollo de endocarditis, como fiebre reumática o prolapso de válvula mitral, deben ser evaluadas también.

¿Cómo se hace el tratamiento?

El tratamiento trata de controlar la infección y, si es posible, la corrección de la causa que predispone a la endocarditis. Son largos tratamientos, con muchas semanas de internación hospitalaria, con el uso de un gran número de medicamentos, incluso antibióticos, y muchas veces necesitando de cirugía cardiaca.

Anúncios