Flebitis

Flebitis

La flebitis es una de las complicaciones más frecuentes del uso de catéteres venosos periféricos (CVP). Se caracteriza por una inflamación aguda de la vena, causando edema, dolor, incomodidad, eritema alrededor de la punción y un “cordón” palpable a lo largo del trayecto de la vena.

Los principales factores que ocurren en una flebitis en las punciones venosas es larga permanencia de los accesos venosos, y la mala asepsia del vendaje.

Clasificaciones

La flebitis puede clasificarse de acuerdo con los factores causales, que pueden ser químicos, mecánicos o infecciosos:

Mecánico: es predominantemente debido a problemas en el catéter, que causa trauma en el interior de la vena. Esto puede ocurrir en la inserción (uso de dispositivos con calibre grueso para la vena), punción inadecuada (punta del catéter traumatiza la pared de la vena) o manipulación del catéter (desplazamiento).

Química: generalmente está asociada a la administración de medicamentos irritantes / vesicantes, medicamentos diluidos impropiamente, infusión muy rápida o presencia de partículas en la solución que resultan en daño para el endotelio interno de la vena.

Infecciosa: es la inflamación de la vena que está asociada a la contaminación bacteriana. Puede ocurrir debido a la no utilización de técnica aséptica (inserción, manipulación, mantenimiento del dispositivo).

Hay una escala para evaluar las condiciones de la flebitis:

  • Grado 1 – Eritema en el lugar del acceso con o sin dolor;
  • Grado 2 – Dolor en el lugar del acceso con eritema y / o edema;
  • Grado 3 – Dolor en el lugar del acceso eritema y / o edema – Formación de estrías / línea -Cordón venoso palpable;
  • Grado 4 – Dolor en el lugar del acceso eritema y / o edema;
  • Formación de estria / línea;
  • Cordón venoso palpable> 2,5 cm de longitud;
  • Drenaje purulento.

Cuidados de Enfermería con las Punciones Venosas

  • Antes y después de la punción y manipulación del catéter venoso, realizar higiene de las manos con agua y clorexidina de un 2% o con preparación alcohólica cuando las manos no estén visiblemente sucias;
  • Seleccionar el catéter periférico con base en el objetivo pretendido, en la duración de la terapia, viscosidad del fluido, en los componentes del fluido y en las condiciones del acceso venoso. En el cliente adulto, inserte el catéter en el extremo superior;
  • En los clientes pediátricos, se pueden utilizar como lugares de inserción los miembros inferiores y la región de la cabeza;
  • Evitar punzonar áreas de articulaciones;
  • Quitar los dispositivos intravasculares tan pronto como su uso no sea necesario;
  • Realizar antiséptis de la piel con alcohol 70% en la inserción de los catéteres periféricos y no palpar el lugar de la inserción después de la aplicación del antiséptico;
  • Optar por el vendaje de película transparente y cambiarlo: cada nueva punción o cada 7 días o antes de la fecha estipulada si el vendaje está sucio o soltando;
  • Si es necesario utilizar esparadrapo para realizar el vendaje, cambiarlo diariamente después del baño;
  • Se atente a los cambios de los equipos y conexiones según la orientación de la CCIH (las dánulas -torneirinhas- deben ser intercambiadas junto con el sistema de infusión);
  • Realizar desinfección de las conexiones con alcohol 70% por fricción vigorosa con, como mínimo, tres movimientos rotatorios, utilizando gasa limpia;
  • La limpieza y desinfección de la superficie y del panel de las bombas de infusión debe realizarse cada 24 horas y en el cambio de paciente, utilizando producto según recomendación del fabricante;
  • Los catéteres periféricos deberán ser intercambiados cada 72 horas si se confeccionan de teflón y 96 horas si se confeccionan de poliuretano (obs: sin rutina de cambio en pacientes con acceso venoso difícil, neonatos y niños);

Se debe prestar atención a la prescripción médica en relación con:

  • Osmolaridad;
  • pH;
  • Incompatibilidad entre drogas;

– Aplicar la escala de flebitis cada 6 horas y realizar anotación;

– Reconocer su propia limitación al realizar el procedimiento y solicitar ayuda cuando sea necesario;

– Retirar inmediatamente el catéter;

– Aplicar compresas frías en el lugar afectado en la fase inicial para disminuir el dolor, y luego las compresas calientes para promover la vasodilatación y reducir el edema;

– Lavar el miembro;

– Administrar analgésicos, anti inflamatorios y antibióticos cuando se prescriben.

Comentários
Anúncios