El Enfisema Subcutáneo

Enfisema Subcutáneo

¿Alguna vez has oído hablar del Enfisema Subcutáneo?

Es una afección rara, constituida por la entrada de aire en los tejidos justo debajo de la piel. En general, es una complicación que viene a algún procedimiento, accidente invasivo o algunas infecciones.

El enfisema subcutáneo puede ser causado por la introducción inadvertida de aire dentro del tejido, por la producción de gas en el interior de él o por infecciones como, por ejemplo, en la gangrena gaseosa o no enterocolitis necrotizante.

Por lo tanto, puede estar asociado al neumotórax (perforación de los pulmones), fractura ósea, ruptura del tubo bronquial y ruptura del esófago, entre otras condiciones debidas a traumas contundentes, esfuerzo por vómitos, lesiones por bala o por armas blancas y, raramente, por procedimientos médicos como endoscopia, catéter venoso, intubación y broncoscopia.

El enfisema subcutáneo aparece como un suave abollamiento de la piel que, casi siempre, causa sólo síntomas de poca intensidad. Incluso cuando es extenso, suele no tener consecuencias clínicas significativas, a pesar de ser extremadamente incómodo. Sólo es una complicación grave si causa obstrucción respiratoria o circulatoria.

Generalmente ocurre en la piel de la pared torácica o del cuello, pero también puede ocurrir en otras partes del cuerpo, como en los brazos, piernas y dorso. Se manifiesta como una hinchazón suave en la piel. En el examen físico, el médico observa una tumefacción sonora a la percusión, sin alteración de la piel que la cubre. La palpación da la sensación de aplastamiento de pequeñas burbujas de aire y en la auscultación se oye una crepitación gaseosa.

El diagnóstico del enfisema subcutáneo depende de una historia médica que levante las posibles causas y de un minucioso examen físico. En general se presenta como una elevación lisa en la piel y al palpándolo el médico sentirá una sensación inusual de crepitación (estalido) debido al desplazamiento del gas por el tejido.

En la mayoría de los casos, el enfisema subcutáneo es autolimitado y el tratamiento es conservador. A veces consiste en la colocación de drenajes subcutáneos, conectados a bolsas de drenaje.

La evolución del enfisema subcutáneo es benigna, pero las condiciones que lo causan pueden ser muy graves ya veces requieren hospitalización.

Anúncios