Aspiración de Secreciones

Aspiraciones de Secreciones

Las Aspiraciones de Secreciones son generalmente usadas en los casos más simples, para resolver las insuficiencias respiratorias del tipo obstructivo por acumulación de secreciones.

La aspiración de secreción del paciente entubado o traqueostomizado, debe ser cuando exista secreción, y no como de rutina. Y teniendo en cuenta que es necesaria una técnica aséptica.

INDICACIÓN: Presencia de secreción en pacientes con cánula endotraqueal o de traqueostomía.

CONTRAINDICACIONES: Absolutas: broncoespasmo, obstrucción. Relativas: Hemorragias, pacientes con tendencias a sangrados.

COMPLICACIONES: Traumatismo, hemorragia, infección por técnica inadecuada, broncoespasmo, hipoxia, la sonda no progresa

FLUIDIFICACIÓN DE SECRECIONES: cuando las secreciones se presentan espesas lo que dificulta su eliminación, es necesario fluidificarlas, para ello, se lanza mano de:

  • Humidificadores o vaporizadores que proporcionan vapor de agua;
  • Nebulizadores que proporcionan partículas de agua;
  • Micronebulizadores que facilitan el uso de medicamentos, rompiendo el líquido en micropartículas;

La fluidificación de secreciones se utiliza continuamente, cuando el paciente está en uso de respirador mecánico, o recibiendo oxígeno a través del tubo endotraqueal o cánula de traqueostomía (el oxígeno seco reseca secreciones, debiendo ser humidificado cuando se administra).

Cuidados Relacionados a la Aspiración

  • Cambie los frascos de aspiración y las conexiones cada 6 horas;
  • Utilizar catéteres sólo una vez, pudiendo cambiarlo durante la aspiración si tiene mucha secreción en sus paredes;

Aspiración Endotraqueal

Seguir inicialmente la misma técnica de la aspiración nasotraqueal:

  • Desconectar el respirador si lo hace;
  • Introducir el catéter a través del tubo cuidadosamente;
  • Iniciar la aspiración con movimientos rotativos del catéter, retirarlo gradualmente;
  • Limpiar con agua estéril o solución fisiológica (no es fundamental);
  • Realizar intervalos de 3 min. de una aspiración a otra, nunca exceder 15 min. para permitir la adecuada oxigenación del paciente, si es necesario usar el ambú, para realizar ventilaciones;

La Aspiración de Secreción se puede proceder por las vías:

  • Vías Aéreas superiores (VAS);
  • Intubación Oro / Endotraqueal;
  • Traqueotomía;

Realizando el procedimiento

  • Verificar la indicación del procedimiento en la prescripción de Enfermería;
  • Lavar las manos;
  • Preparar el material y llevarlo a la caja del paciente;
  • Orientar al paciente sobre el procedimiento;
  • Ver el número de la sonda de aspiración, con el número de la cánula endotraqueal; (La sonda debe tener un diámetro exterior no superior al diámetro interno del tubo o la cánula, por ejemplo: tubo nº 8 / sonda nº 18);
  • Colocar máscara y gafas;
  • Comprobar tipo y características de la respiración, condiciones de los latidos del corazón del paciente y simetría de la expansión torácica;
  • Calentar el guante estéril en la mano que va a manipular la sonda de aspiración;
  • Oxigenar el paciente con FiO2 al 100% si en el respirador, o ventilar con ambú con depósito por 01 ‘, antes y después de la aspiración;
  • Previamente aspirar la boca del paciente según el procedimiento;
  • Abrir el envase de la sonda esterilizada y conectarlo al extremo del látex;
  • Posicionar la cabeza del paciente en el sentido opuesto a ser aspirado;
  • Introducir suavemente la sonda de aspiración endotraqueal en la fase inspiratoria, sin hacer succión, sin forzar, lo más lento posible;
  • Observar al paciente y hacer maniobra de succión por 3 a 5 segundos en la fase espiratoria y trazar la sonda en un solo movimiento hacia fuera con movimientos circulares;
  • Repetir el procedimiento de remoción de las secreciones no sobrepasando 15 segundos en el tiempo total de succión;
  • Ventilar al paciente, entre cada aspiración, siempre observando sus reacciones, coloración de la piel y ritmo respiratorio;
  • Introducir a continuación la sonda de aspiración, alternadamente, en cada maniobra, hasta la faringe, creando succión y tratándola hacia fuera, con movimientos circulares;
  • Retirar el exceso de secreción de la sonda con gasa estéril;
  • Utilizar una sonda para cada aspiración, despreciando después del uso;
  • Apagar el aspirador y dejar el sistema seco para evitar el reflujo cuando se utiliza de nuevo;
  • Proteger el extremo del látex con bolsa de plástico (tipo bolsa de colostomía) y fijar en un punto por encima del nivel del aspirador;
  • Retirar el guante, recoger el material y dejar en orden la unidad del paciente;
  • Registrar en el prontuario, fecha y hora del procedimiento, cantidad, color, olor y aspecto de la secreción, además de las reacciones del paciente, intercurrencias y firmar;

PUNTOS A RECORDAR

  • La aspiración debe realizarse cuando el paciente presente: taquipnea, taquicardia, hipotensión, agitación, ansiedad, secreciones visibles, y auscultación de estertores bullosos y sibilantes;
  • El aspirador debe estar desinfectado y probado antes de iniciar el procedimiento;
  • Para colaborar con la tranquilidad del paciente;
  • Las sondas de aspiración muy calibrosas pueden producir una excesiva presión negativa, perjudicar la mucosa y aumentar la hipoxia provocada por la aspiración;
  • Promover protección al paciente y al profesional;
  • Constatando signos de depresión respiratoria, irregularidad en el ritmo cardíaco, cianosis de extremo, solicitar evaluación del médico plantonista antes de iniciar el procedimiento;
  • Disminuir la hipoxemia resultante de las aspiraciones;
  • Evitar la contaminación;
  • El paciente debe estar en decúbito dorsal con la cabecera de la cama ligeramente elevada (Fowler 35 – 40º);
  • Para la aspiración del bronquio derecho, girar la cabeza hacia el lado izquierdo y viceversa;
  • Las secreciones deben ser removidas con técnica atraumática y aséptica;
  • Conforme al patrón respiratorio del paciente, estar atento al tiempo de aspiración;
  • En caso de secreción gruesa, tapones o incluso gran cantidad de secreción, evaluar con el médico asistente la indicación de nebulización previa a este procedimiento;
  • Durante la aspiración observar: P.A, frecuencia cardíaca, arritmias y SaO2 (Saturación de Oxígeno);
  • Efectuar el cambio de frasco colector y extensión (caucho), si es necesario;
  • Al despreciar las sondas, lavar la extensión del látex, aspirando una buena cantidad de agua, para que toda la secreción sea eliminada del sistema, y ​​no permitida que la secreción del látex retorne al agua;
  • Si la sonda no progresa, ver con el médico plantonista la necesidad de cambiar el tubo o la cánula;
  • En este momento se utilizarán guantes de procedimiento que, al final, serán despreciados en la basura;
Anúncios